miércoles, 20 de julio de 2016

TUS HÁBITOS DETERMINAN TU SALUD

Hacerse viejo es inevitable. Las estrategias antienvejecimiento no tienen que ver con alcanzar una determinada edad, sino con envejecer bien y con energía. El objetivo es prevenir las enfermedades y desarrollar todo el potencial mental y físico que nos aporte vitalidad y felicidad.

Tener buena salud significa ser capaz de disfrutar plenamente del tiempo del que disponemos, de gozar del mejor estado posible a lo largo de nuestra vida, y de evitar penosas y prolongadas batallas con la enfermedad.

miércoles, 13 de julio de 2016

CURIOSIDADES SOBRE EL CEREBRO

Como ya debes saber, el cerebro humano presenta funciones diferenciadas en cada uno de los dos hemisferios en los que se estructura nuestro cerebro. El hemisferio cerebral izquierdo nos dota de pensamiento analítico y nos confiere la capacidad de comunicarnos verbalmente mediante el lenguaje. Por su parte, el hemisferio cerebral derecho está dedicado a las actividades intuitivas, artísticas, creativas, y a la orientación en el espacio.

Lo que es posible que no sepas es cómo se descubrió esta especialización de los hemisferios, mucho antes de la aparición de la neurociencia.

martes, 5 de julio de 2016

NUESTRO SISTEMA INMUNITARIO BAILA AL SON DE NUESTRAS EMOCIONES

¿Sabías que tus emociones son responsables principales del buen o mal funcionamiento de tu sistema inmunitario? Más allá del obvio nivel emocional, las emociones que sentimos nos afectan también a nivel mental y a nivel físico.

Cada vez son más las investigaciones científicas que nos muestran el relevante papel de las emociones en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida. Uno de estos ámbitos es nuestra propia biología, la cual cambia en función de las emociones con las que vibramos en cada momento.

Cada emoción vibra con una frecuencia energética característica. Las llamadas “emociones negativas” vibran en frecuencias bajas, mientras que las “emociones positivas” lo hacen en frecuencias muy elevadas. Al resonar estas vibraciones en nuestro cuerpo se desatan múltiples efectos inmediatos en el sistema nervioso, el endocrino, el inmunológico, incluso nuestro ADN ve modificada físicamente su estructura, expandiéndose o contrayéndose al tiempo que activa y desactiva pares de aminoácidos.
De entrada, las emociones no son buenas ni malas ya que nos proporcionan información sobre la coherencia o incoherencia existente entre nuestras vivencias y nuestras creencias. Cuando hay coherencia sentimos emociones que nos resultan agradables, mientras que cuando la coherencia no existe sentimos emociones que nos desagradan, las llamadas “emociones negativas”. De hecho, si estas emociones que vibran en baja frecuencia se mantienen durante mucho tiempo, pueden presentar un impacto negativo en nuestra salud. De ahí que se les llame “emociones negativas”.

Cada emoción dispara un estado fisiológico. Un efecto directo de las “emociones negativas” es el deterioro de la capacidad de actuación de nuestro sistema inmunitario, lo que nos lleva a enfermar con facilidad, y a dificultar la recuperación de cualquier patología o intervención quirúrgica a la que seamos sometidos.

A nivel mental cualquier emoción que sentimos con intensidad limita nuestra capacidad de pensamiento y razonamiento. Directamente las emociones intensas, secuestran parcialmente nuestros lóbulos prefrontales, y nos hacen menos inteligentes.
A menudo olvidamos que somos los únicos responsables del modo en que nos sentimos, y que dentro de nosotros hay un potencial enorme para dirigir nuestra vida a todos los niveles, incluido el emocional. Tenemos todo el derecho a sentir miedo, tristeza o enojo, pero también lo tenemos a liberarnos de este tipo de emociones con rapidez.

Por lo general nos dejamos llevar por nuestras emociones, y nos convertimos en sus rehenes a nivel físico, mental y emocional. Buscamos culpables fuera que nos permitan justificar las emociones que sentimos, sin darnos cuenta del perjuicio que causan en nosotros.

Identificar nuestras propias emociones es el primer paso para librarnos de ellas. El segundo pasa por identificar qué es lo que nos está llevando a sentir esa emoción, habitualmente una incoherencia entre la realidad que estoy viviendo y mis creencias más profundas. Y el tercero consiste en actuar, ya sea cambiando la realidad que estamos viviendo, o nuestro sistema de creencias.

Que no sepamos hacerlo porque no lo hemos hecho nunca no quiere decir que sea complicado. De hecho, ¡Es mucho más fácil de lo que puedes pensar!

Ricardo Eiriz
www.metodointegra.com
www.eiriz.com 

jueves, 30 de junio de 2016

CAMBIA TUS CREENCIAS Y CAMBIARÁ TU VIDA

A estas alturas, prácticamente todo el mundo tiene asumido que son nuestras creencias, o recuerdos del inconsciente, las que dirigen nuestra vida. Nuestra mente subconsciente, esa gran desconocida para la mayoría, es quien nos lleva por caminos de placer o de dolor, quien nos dirige directamente hacia esa piedra en la que tropezamos día sí y día también, o al contrario, nos dirige por caminos donde todo fluye y todo está bien. Y todo eso en base a nuestras creencias.
Una creencia es la aceptación de aquello de lo que hemos sido testigos, de aquello que hemos experimentado o conocido por nosotros mismos, incluso antes de nacer; o de aquello que nos han transmitido otros mientras no teníamos capacidad para valorarlo. Familiares, amigos, profesores, líderes de opinión, etc., están en el origen de gran parte de las creencias que tenemos y que nos condicionan en el día a día definiendo nuestra realidad sin ser nosotros conscientes de ello. La historia, la religión o la ciencia son asimismo el origen de un sinfín de creencias.

jueves, 23 de junio de 2016

¿A QUÉ DEBO RENUNCIAR SI QUIERO SER FELIZ? ¡A NADA!

El simple hecho de pensar que debemos renunciar a algo en la vida para alcanzar la felicidad responde a una concepción errónea de felicidad. Responde a la idea de que cosas externas a mí mismo condicionan mi felicidad, y eso no es así.

jueves, 16 de junio de 2016

LO ESPIRITUAL Y LO MATERIAL NO ESTÁN REÑIDOS

En cierta ocasión escuché una frase que me gustó mucho. Decía “ser espiritual no significa ser tonto”. Y efectivamente no puedo estar más de acuerdo con esa afirmación.

Desarrollar el lado espiritual de uno mismo no implica renunciar a todo lo demás. Implica simplemente desarrollar ese aspecto de nuestro ser. Somos seres multidimensionales, y en el equilibrio en todas nuestras dimensiones está nuestra verdadera grandeza. Es en ese nivel en el que estamos en disposición de desarrollar todas nuestras capacidades.

Actuando desde el equilibrio interior y desde la confianza alcanzaremos ese nivel de fluidez donde uno se relaja, suelta y deja de lado los apegos y expectativas. Es en ese nivel donde las cosas comienzan a fluir y los resultados llegan sin esfuerzo, sin luchar, simplemente como algo natural. Es cuando la “magia” y las “casualidades” se convierten en algo habitual. Es cuando realmente asumimos el control para crear la vida que deseamos.

Y todo ello sin renunciar a nada, excepto al apego. Cuando hay apego por las cosas materiales estamos dándoles un poder sobre nosotros mismos. Estamos delegando sobre la tenencia o no de esas cosas el poder de sentirnos bien o mal. En el momento en que renuncias al apego, pasas a disfrutar de las cosas materiales cuando las tienes, sin sufrir cuando no puedes disfrutar de ellas. Es realmente el apego lo que está reñido con tu desarrollo espiritual. Renuncia a él y serás mucho más feliz.


Ricardo Eiriz

jueves, 9 de junio de 2016

EL PODER DE LOS HÁBITOS

Queramos o no, todos funcionamos en base a hábitos. Sin ni siquiera pensarlo repetimos una y otra vez todo tipo de reacciones y comportamientos. No somos nosotros conscientemente quienes decidimos hacer la mayoría de las cosas que hacemos, o incluso pensar de un modo u otro. No somos nosotros habitualmente los que decidimos pensar en positivo o en negativo. No decidimos conscientemente si confiamos o no en nosotros mismos y en los demás.

La mayor parte de nuestra vida vamos en piloto automático, actuando y decidiendo sin pensar. Ese piloto automático nos lleva a responder siempre del mismo modo cuando nos encontramos delante de determinados estímulos y situaciones, nos lleva en definitiva a desarrollar unos hábitos concretos.
Resulta curioso cómo la mayoría de profesionales de la mente dicen que cambiar hábitos es muy difícil, que requiere mucho tiempo y esfuerzo. Sin duda el camino que siguen es coherente con la interpretación que hacen.

jueves, 2 de junio de 2016

NUESTRO SUBCONSCIENTE, ESE GRAN DESCONOCIDO

Somos mucho más de lo que pensamos.
Somos mucho más de lo que nuestros resultados nos muestran.
Somos mucho más de lo que los demás dicen o piensan .
Nuestro ego nos lleva a juzgarnos a nosotros mismos y a los demás en base a los resultados que estamos obteniendo, sin ponernos a pensar en lo que realmente determina estos resultados: nuestros hábitos.
Efectivamente, son nuestros hábitos, esos patrones de comportamiento que repetimos hasta la saciedad sin mediar nuestra voluntad consciente, los que nos llevan al éxito o al fracaso; a la seguridad en nosotros mismos o a la inseguridad; a los celos o la confianza; a la abundancia o la escasez; etc.

jueves, 26 de mayo de 2016

TODO ESTÁ BIEN

En ocasiones se nos presentan contratiempos o situaciones que no se plantean tal como las teníamos planeadas. Solemos ponernos nerviosos e incluso nos dejamos llevar por nuestras emociones perdiendo los papeles.

Cada vez que reaccionamos de forma impulsiva, activamos nuestra biología de supervivencia, pasando a concentrar toda nuestra energía en los músculos y en los mecanismos de lucha o de huida. En esos momentos nuestro cerebro pasa a trabajar en unas frecuencias más elevadas, alejándonos de la relajación y tranquilidad mental necesarias para desarrollar nuestra creatividad y vislumbrar soluciones a los problemas. De este modo, en lugar de minimizar el problema, lo agrandamos.

Es en esos momentos en los que las cosas no salen como nos gustaría cuando resulta más importante mantener la calma. De ello depende encontrar la solución rápidamente, o alargar el problema de forma innecesaria.

Cuando hacemos todo lo mejor que sabemos en cada momento, tan solo debemos confiar en que los resultados llegarán, sean los que sean, y que esos resultados están bien. Dar lo mejor de nosotros mismos nos permite vivir en coherencia y plenitud, y quien vive de este modo, acepta que todo está bien.

Ricardo Eiriz

jueves, 12 de mayo de 2016

LAS COSAS NO SON COMO SON, SINO COMO CADA UNO LAS VIVE

Cada uno vive los distintos acontecimientos que se presentan en la vida de forma diferente. Las mismas experiencias son recibidas y vividas de maneras diferentes por distintas personas.
No importa si aparentemente las cosas son de una manera o de otra. Lo que en verdad importa es cómo cada uno de nosotros percibe su propia realidad, hasta el punto de hacer evolucionar incluso nuestra propia biología, desarrollando enfermedades o salud, como respuesta a los estímulos que recibimos.
La epigenética es la ciencia que estudia cómo nuestras vivencias, experiencias y percepciones del entorno, nos llevan a expresar determinados genes y no otros. Somos nosotros, en base a esa realidad subjetiva que cada uno percibe los que creamos nuestra propia “realidad”.
La pérdida de un ser querido, la pérdida de un empleo, un embarazo, una fiesta sorpresa, o cualquier otra situación puede ser vivida de formas muy distintas. Seguro que todos conocemos personas que han respondido de formas opuestas ante estos mismos sucesos.
Nuestras creencias (aquello que hemos interiorizado como verdad a lo largo de nuestras vidas) establecen el filtro que interpreta todos los acontecimientos y sucesos que encontramos en nuestro camino. Tomando el control de nuestras creencias podremos controlar nuestra forma de vivir, y pasar de sufrir viviendo de forma reactiva, a disfrutar de una vida proactiva tan fantástica como seamos capaces de imaginar.
La buena noticia es que cambiar nuestras creencias no es algo imposible o tremendamente difícil. Al contrario, es algo tremendamente fácil.


Ricardo Eiriz

sábado, 7 de mayo de 2016

TU SUBCONSCIENTE, ¿AMIGO O ENEMIGO?


Nuestro subconsciente es el responsable de todos nuestros hábitos, esos patrones de comportamiento que ejecutamos de forma repetitiva sin pensar siquiera en ellos. Entre estos cabe destacar todas las funciones biológicas que nos permiten mantenernos con vida. Respirar, parpadear, masticar, realizar la digestión, bombear sangre por todo el cuerpo, enviar oxígeno a todas las células, absorber los nutrientes de los alimentos, deshacernos de las toxinas, etc., son algunas de esas funciones.

martes, 3 de mayo de 2016

jueves, 28 de abril de 2016

EL NIVEL DE CONCIENCIA, FACTOR CLAVE PARA SER FELIZ

¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el nivel de conciencia? ¿Qué relación existe entre ambos?

Cuando se habla de la felicidad, y especialmente del nivel de conciencia, habitualmente se hace desde reflexiones espirituales o filosóficas, dirigidas y procesadas fundamentalmente por el hemisferio derecho de nuestro cerebro. En este artículo voy a dar respuesta a las preguntas anteriores y a muchas otras desde una perspectiva más científica y racional, que complemente esas otras visiones que habitualmente recibimos.

¿Qué es la felicidad? En realidad, la felicidad es un hábito, o lo que es lo mismo, un patrón de comportamiento repetitivo generado por nuestra mente subconsciente en base a nuestras creencias más profundas. Se trata de un estado emocional de equilibrio, satisfacción y realización interior, que no se ve afectado por los acontecimientos externos de los que somos testigos en cada instante.

Es muy habitual confundir la felicidad con el placer, pero son cosas totalmente distintas.

miércoles, 27 de abril de 2016

REACTIVACIÓN Y CAMBIO DE ENFOQUE DEL BLOG


Han sido unos meses los que he tenido sin actividad este blog debido a que buena parte de lo que en él publicaba he pasado a difundirlo a través de facebook. 

Para todos aquellos que deseéis acceder a este tipo de información y mucha otra, aquí mi face: https://www.facebook.com/ricardo.eirizvarela

A partir de ahora, este blog lo voy a enfocar a difundir artículos, comentarios, reflexiones personales y agenda de conferencias y cursos. 

Mis disculpas a todos los que me habéis echado de menos...

lunes, 6 de julio de 2015

ACTITUD

Simpática y profunda conferencia de Victor Küppers sobre la importancia de la actitud...




https://youtu.be/nWecIwtN2ho


jueves, 2 de julio de 2015

TE AMO

"Te amo” - dijo el principito…

-“Yo también te quiero” - dijo la rosa.

-“No es lo mismo” - respondió él…

martes, 30 de junio de 2015

Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿Cómo respondes?

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y como las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y se daba por vencida. Estaba cansada de luchar.

Cuando parecía que solucionaba un problema, otro aparecía.

Su padre, un chef de cocina, la llevo un su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las coloco sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las coloco en un recipiente. Sacó los huevos y los coloco en un plato. Coló el café y lo puso en una taza.

Mirando a su hija le dijo:

- "Querida, ¿qué ves?"

- "Zanahorias, huevos y café", fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que colocara las zanahorias en un plato. Ella lo hizo y noto lo blandas estaban.

Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Al sacarle la cáscara, observo que el huevo estaba duro.

Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.

Humildemente la hija preguntó: 

- "¿Qué significa esto, Padre? "

El le explicó que los tres elementos se habían enfrentado a la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente:

La dura zanahoria llegó al agua fuerte, pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.

El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.

Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

"¿Cual eres tú?", Le preguntó a su su hija.

"¿Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?.

"¿Cómo eres tú?”.


Aplícate el cuento, Relatos de Ecología Emocional.

miércoles, 17 de junio de 2015

UNA OCASIÓN ESPECIAL. Fábula

Mi amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y vio un paquete envuelto en papel de seda. 

— Esto -se dijo- no es un simple paquete, es lencería fina.

Tiró el papel que lo envolvía y en efecto observó la exquisita seda y el encaje.

— Ella compró esto la primera vez que fuimos a Nueva York hace 8 ó 9 años. Nunca lo usó. Lo estaba guardando para una ‘ocasión especial’. Bueno... creo que esta es la ocasión.

Se acercó a la cama y colocó la prenda junto con las demás ropas que iba a llevar a la funeraria. Su esposa acababa de morir. Volviéndose hacia mí, dijo:

— No guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial.

Todavía estoy pensando en esas palabras que desde entonces han cambiado mi vida. Ahora estoy leyendo más y limpiando menos. Me siento en la terraza y admiro el paisaje sin fijarme en las malas hierbas del jardín. Paso más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en el trabajo.He comprendido que la vida debe ser un patrón de experiencias para disfrutar, no para sobrevivir.
Ya no guardo nada. Uso mis copas de cristal todos los días y me pongo mi abrigo nuevo para ir al supermercado.
Ya no guardo mi mejor loción para fiestas especiales, la uso cada vez que me apetece hacerlo. Las frases “algún día...” y “uno de estos días”, están desapareciendo de mi vocabulario. Si vale la pena verlo, escucharlo o hacerlo, quiero verlo, escucharlo o hacerlo ahora.
Son esas pequeñas cosas dejadas sin hacer las que me harían enojar si supiera que mis horas están limitadas. Enojado porque dejé de ver a buenos amigos con quienes me iba a poner en contacto “algún día”; enojado porque no escribí ciertas cartas que pensaba escribir “uno de estos días”; enojado y triste porque no les dije a mis hermanos y a mis hijos con suficiente frecuencia, cuánto los amo. Ahora trato de no retardar, detener o guardar nada que regalaría risa y alegría a nuestras vidas.
Y cada mañana me digo a mí mismo que este día es especial... cada día, cada hora, cada minuto... es especial.

¿Estamos dispuestos a vivir así, cada momento como una ocasión especial que no se acaba nunca?

La culpa es de la vaca

viernes, 12 de junio de 2015

El perro y la pantera. Fábula

Un señor va de cacería al África y se lleva a su perro para no sentirse solo en ese lugar.

Un día ya, en la expedición, el perrito, correteando tras unas mariposas se aleja del grupo, se extravía y comienza a vagar solo por la selva. En eso que ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera. Al ver que la pantera se lo va a devorar, piensa rápido qué hacer.....
Viendo un montón de huesos de un animal muerto, empieza a mordisquearlos. Entonces, cuando la pantera está a punto de atacarlo, El perrito dice:
- ¡Ah!, ¡qué rica pantera me acabo de comer!!
La pantera lo alcanza a escuchar y frenando en seco, gira y sale despavorida pensando:
- ¡Quien sabe qué animal será ese, no me vaya a comer a mí también!.
Un mono que andaba trepando en un árbol cercano y que había visto y oído la escena sale corriendo tras la pantera para contarle cómo la engañó el perrito:
- Cómo serás de estúpida. Esos huesos ya estaban ahí, además es un simple perro.
El perrito, que tenía el oído muy fino, oyó lo que el mono decía a la pantera. Después que éste le contó a la pantera la historia de lo que vio, ésta última muy brava le dice al mono:
- ¡Súbete a mi espalda, vamos donde ese perro a ver quién se come a quién!
Y salen corriendo a buscar al perrito. El perrito ve a lo lejos que viene nuevamente la pantera, y esta vez con el mono chismoso.
- ¿¿Y ahora qué hago??, piensa todo asustado el perrito.
Entonces, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera está a punto de atacarlo de nuevo, el perrito dice:
- ¡Este mono cabronazo!, hace como media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no aparece!
"En momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento" Albert Einstein

Aplícate el cuento, Relatos de Ecologia Emocional.
Jaume Soler y Mª Mercè Conangla. Amat Ediciones

jueves, 14 de mayo de 2015

Los dos árboles. Fábula

Érase una vez un niño de diez años, muy listo para su edad. Un día, aquel niño fue a visitar a su abuelo, acudió a su casa con una idea fija en mente: quería triunfar en la vida y estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para lograrlo.


Su abuelo había sido una persona exitosa, por lo que si había algún secreto, sin duda se lo contaría. Sin más, le preguntó:


- Cuando crezca, quiero tener mucho éxito, como tú. ¿Puedes darme algún consejo para alcanzarlo?


El abuelo no le respondió, cogió al niño de la mano y lo llevó al vivero donde solía comprar las plantas. Entonces le pidió que eligiera dos árboles.


Al llegar a casa, los plantaron. Colocaron uno en el jardín y otro en una maceta, dentro de casa.


- ¿Cuál de los dos árboles crecerá mejor? – preguntó entonces el abuelo.


El niño se tomó unos minutos para pensar y respondió:


- El árbol de la maceta, porque está dentro de casa, protegido y al seguro. El que está afuera tendrá que enfrentarse a la lluvia, el sol y el viento, tendrá más dificultades para crecer y quizás hasta muera.


El abuelo se encogió de hombros y no dijo nada más.


Los años pasaron, mientras el abuelo cuidaba ambas plantas. Un buen día, el niño, que ya era un joven, recordó la pregunta que le había hecho a su abuelo años atrás.


- Nunca contestaste a mi pregunta. ¿Cómo puedo tener éxito?


El anciano llevó a su nieto a ver ambos árboles. Luego le preguntó:


- ¿Cuál ha crecido más?


El joven se quedó perplejo, aquello no tenía sentido.


- ¿Cómo es posible? El árbol de la maceta tenía todas las condiciones dentro de casa. ¡Debía haber crecido más!


El abuelo sonrió.


- La opción más segura te permite sobrevivir pero no alcanzar el éxito o vivir con plenitud. En cambio, los peligros se convierten en desafíos que te impulsan a crecer. Solo teniendo el valor para arriesgar, podrás descubrir tu verdadero potencial.